new_slide_sobre_amalaya_camino_l

SOBRE AMALAYA

Fue la primera inversión de Donald Hess en Argentina, en los viñedos del Arenal. Era la “Esperanza por un Milagro”, la plantación en un terreno sin uso, donde nadie, ni los Incas, habían trabajado la tierra. Amalaya fue la palabra que cautivó a Hess desde el primer día, es una expresión de deseo que usaban los indios.
Los vinos Amalaya nacen como una línea experimental de Bodega Colomé, la idea era encontrar variedades alternativas que acompañen al Malbec para obtener un gran producto. «Si en el viejo mundo triunfan los vinos de corte porque nosotros no lo vamos a tener», fueron las palabras de Donald Hess en el año 2003. Años más tarde, los vinos debieron migrar de Colomé por su crecimiento y buscar la versatilidad que da el nuevo mundo.
Amalaya significa «Esperanza por un Milagro» en lengua indígena, el milagro se hace revelación desde las entrañas del desierto de Cafayate de una forma mística y mágica para brindarnos sus vides de excelente calidad. El círculo holístico refleja la fertilidad de la «pacha mama» o madre tierra.
Bodega Amalaya es parte de Hess Family Estates, grupo de origen Suizo con bodegas en Estados Unidos, Argentina y Sudáfrica. Hess Family Estates se ha especializado en la elaboración y comercialización de vinos de alta calidad, en constante relación con el arte, la gastronomía y el turismo.
Desde 2010, Bodega Amalaya es otro de los proyectos de Donald Hess en Argentina y se suma a Bodega Colomé demostrando el compromiso y la fuerte apuesta del grupo en la región de los Altos Valles Calchaquíes, en el Noroeste de Salta.
  • Búsqueda

    de la excelencia en la calidad de vinos atendiendo a cada detalle.

  • Estilo

    único, particular, diferente, expresado en cada vino

  • Elaboración

    de variedades emblemáticas, Malbec y Torrontés de Argentina.

  • Sinfonía

    Equilibrio, balance y notas que definen el carácter único de los vinos de altura.

  • Expresión

    de sabores, aromas y combinaciones que trasladan a este único terroir.